Profundizando en la visión de los adolescentes sobre salud mental y vida digital

Nos guste o no, en la relación entre salud mental y mundo digital -tecnología en general, redes sociales en particular- hay dos vectores:

  • La persona; su edad, carácter, contexto, habilidades, vulnerabilidades.
  • Lo generado por la propia tecnología; inmediatez, ubicuidad, constancia… y funcionalidades de cada entorno (interacciones, notificaciones, algoritmo, sugerencias…).

Los adolescentes utilizan la tecnología de muchas maneras y, cuando atraviesan periodos de malestar o vulnerabilidad, o cuando padecen problemas de salud mental, esa vida digital -que va más allá del tiempo de uso- tiene también connotaciones.

Se conectan para participar en comunidades y buscar apoyo, por ejemplo. Al hacerlo, encuentran comprensión y pertenencia, pero también se exponen al peligro de que sus problemas crezcan o empeoren.

Vida real y digital: todo está relacionado

Es difícil, si no imposible, separar las experiencias online y offline de los adolescentes.

Insistir en hacer esa distinción nos impide apreciar:

  • por qué se conectan a Internet
  • qué experimentan en redes
  • de qué manera es su vida no digital la que influye en su salud mental.
Adolescente con el ordenador

Profesionales sanitarios, educadores y políticos alertan sobre una crisis de salud mental adolescente, y citan al mundo digital como factor exponencial de cambio a peor.

Hasta ahora, muchas decisiones se toman escuchando a los adultos. Pero es necesario escuchar a los adolescentes.

Cuando algún informe o encuesta lo hace, nos cuentan casi siempre que mundo digital y redes sociales tienen un impacto ‘bueno y malo’ en la adolescencia.

¿Qué dicen los jóvenes sobre su vida digital?

El proyecto internacional ySKILLS sobre habilidades juveniles en la era digital[1] examina los riesgos y las oportunidades relacionados con el uso de la tecnología por parte de los adolescentes, así como el papel de las competencias digitales en su bienestar cognitivo, físico, psicológico y social. En su web se comparten recursos y contenidos creados por jóvenes, que explican algunos aspectos de las experiencias de los adolescentes en relación con sus vidas digitales, buscando una mayor comprensión por parte de los adultos -padres, profesores, profesionales sanitarios o políticos-.

Adolescentes salud mental y tecnologías

Cosas que dicen los adolescentes:

“En Internet, valoramos conectarnos con otras personas que comparten dificultades similares a las nuestras, o acceder a información útil y encontrar distracciones en situaciones difíciles, especialmente cuando tenemos las habilidades digitales para aprovechar al máximo estas oportunidades. Pero incluso con grandes habilidades, nos resulta difícil localizar recursos fiables y saber en quién confiar.

Queremos que Internet y las redes sociales se conviertan en espacios más amigables y solidarios. Queremos poder hablar de nuestras experiencias online. Queremos que los adultos comprendan mejor nuestra vida digital”.

Los riegos y las oportunidades del entorno digital

Es muy complicado aislar los riesgos de las oportunidades en relación con los adolescentes y sus experiencias digitales. Y es muy importante entender que, en ocasiones, es precisamente gestionando problemas como se adquieren habilidades.

No vale permitir que menores accedan a entornos digitales bajo la premisa de que tienen competencias digitales, ignorando los riesgos. Y no vale tampoco regular los riesgos para proteger la salud mental sin prestar atención a cómo esa regulación reducirá las oportunidades o vulnerará los derechos de los adolescentes.

¿Cómo podemos ayudar desde lo más privado en cada casa?

Preguntando a nuestros adolescentes.

Cuando termines este café conmigo, habla con los tuyos -si los tienes-. Pregúntales, sin prejuicios ni opiniones pre-concebidas, cómo están, cuánto influyen lo digital y lo analógico en ese estar bien o mal, qué les aportan y qué les roban las redes sociales.

Adolescente con su madre enseñándole el móvil

Seguramente mucho de lo que te digan te sonará, porque serán sensaciones parecidas a las que tú sentiste en tus años adolescentes -aunque no existieran las redes-.

Suerte.

[1] UE Horizonte 2020, 3,2 millones de euros, 2020-23. https://yskills.eu

RELACIONADOS

Cómo enviar el DNI de forma segura

Quizá no hemos caído en la cuenta o no seamos conscientes de los riesgos que conlleva enviar el DNI o pasaporte escaneado o fotografiado. Y...

Historias de Telefónica: Hispasat

¿Sabías que Telefónica participó para el lanzamiento del satélite de comunicaciones Hispasat 1B?. Un lanzamiento que se realizó desde la Guayana Francesa. Telefónica envió a...