•  | 
  • SALUD 
  • 4 min

Conjuntivitis alérgica: una conjuntivitis con nombre de estación

Llega el buen tiempo y con ello la conjuntivitis alérgica producida por el polen, o más conocida como conjuntivitis primaveral. Según la Sociedad Española de Superficie Ocular y Córnea, la tasa de alergia ocular en nuestro país se ha incrementado un 10% en el último año, situándose por encima del 30%. Este incremento se debe a tres factores: al aumento de la contaminación ambiental, al cambio climático y a que genéticamente somos más susceptibles.

Existen varios tipos de conjuntivitis alérgicas. Aquí nos vamos a centrar en la que está causada por el polen, a la que también podemos referirnos como conjuntivitis por fiebre del heno.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica primaveral?

Es una inflamación de la conjuntiva, que es la membrana mucosa fina y transparente que cubre el globo ocular y la parte interior del párpado (“parte blanca del ojo”). Esto ocurre cuando la persona alérgica entra en contacto con el polen, ante lo que “nuestro sistema de defensas reacciona de manera inapropiada, como si fuese un invasor, y crea anticuerpos para protegerse de esta amenaza”. Los anticuerpos liberan sustancias químicas (histamina) que causan la irritación del ojo. La mayoría de estos pólenes  proceden de plantas que florecen en primavera (gramíneas, olivo, platanero)… por eso la catalogamos como conjuntivitis estacional.

Síntomas alergia primaveral

Los síntomas suelen afectar a ambos ojos y son:

  • Enrojecimiento de la conjuntiva.
  • Picor/ardor.
  • Lagrimeo (aunque puede ser secreción más espesa y formar legaña).
  • Sensación de cuerpo extraño (“arenilla”).
  • Cierto grado de sensibilidad a la luz.
  • Hinchazón párpados.

Otros síntomas no oculares que también pueden producirse son: goteo y picor nasal, estornudos, picor de garganta/paladar, cansancio, irritabilidad, erupciones cutáneas, tos, pitos en el pecho…

No son síntomas de la conjuntivitis alérgica

  • Secreción verdosa espesa.
  • Alteración visual (sí puede haber visión borrosa debido al lagrimeo, pero se debe de corregir al limpiarnos el ojo).
  • Dolor ocular.
  • Fotofobia (sensibilidad extrema a la luz)
  • Contagiosidad.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es clínico, es decir, no se precisan pruebas para saber lo que nos pasa. De ahí que la telemedicina (chats, videollamadas..) puedan jugar un papel importante: el médico, mediante unas  preguntas y con  la ayuda de alguna fotografía y/o una videollamada para hacer un examen ocular, nos puede dar el diagnóstico y prescribirnos el tratamiento más adecuado (uso de receta online si el profesional lo cree conveniente) sin necesidad de acudir físicamente a una consulta.

Medidas de prevención para la conjuntivitis alérgica

Algunas de las medidas que podemos llevar a cabo para evitar este tipo de conjuntivitis son:

  • Higiene del hogar: uso de aspiradora, evitar alfombras, cortinas, peluches, etc.
  • Evitar salir al aire libre cuando hay más presencia de polen (se pueden consultar los niveles de polen ambiental en la web de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (https:/www.polenes.com/es/home)
  • Uso de gafas de sol en el exterior.
  • Evitar las lentes de contacto. Si no podemos prescindir de ellas, mejor las desechables diarias y extremar su higiene.
  • Tender la ropa dentro de casa para evitar acúmulo de polen en ella.
  • No exponernos a humos (tabaco).
  • Utilizar filtros antipolen en aires acondicionados.

Tratamiento de la conjuntivitis

A modo de primeros auxilios, lo primero que conviene hacer es un buen lavado de ambos ojos con suero fisiológico frío (o, en su defecto, agua limpia y fría) para arrastrar los pólenes de la superficie ocular. No se recomienda agua de manzanilla ya que podría tener algún componente al que seamos alérgicos. Hay que evitar frotarse repetidamente los ojos ya que empeorará la irritación. El uso de paños humedecidos aplicados sobre los párpados también nos puede ayudar a disminuir la inflamación.

Si no son suficientes las medidas anteriores, el especialista nos puede prescribir un colirio (gotas que se aplican dentro del ojo). Estos pueden ser:

  • Antihistamínicos.
  • Antiinflamatorios.
  • Gotas que impiden que el mastocito (un tipo de células de la defensa) secrete histamina (sustancia que está detrás de muchos de los procesos relacionados con las alergias estacionales).
  • Corticoides.

Otros tratamientos pueden ser: antihistamínicos orales, vacunas…

La duración de este tipo de conjuntivitis será fluctuante e intermitente, manifestándose de forma más intensa los meses de primavera-verano. Los colirios nos ayudarán a aliviar los síntomas, pero probablemente cada año tendremos que convivir con esta afección.

Contar con servicios de salud accesibles como Movistar Salud se vuelve aún más relevante. Mediante la telemedicina, se puede obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado para esta afección ocular, brindando una atención médica oportuna.

Botón Whatsapp Únete a nuestro canal de Whatsapp

RELACIONADOS

Dónde ver MotoGP™ 2024 en Movistar y DAZN

En el calendario deportivo del 2024, el mundo del motor vuelve a tener grandes protagonistas. Y es que la MotoGP nos ofrece cada temporada un espectáculo...