Grid: Fri Dec 14 07:17:12 MET 2018
[Fri Dec 14 07:17:18 MET 2018]
Abierto Hogar
[Fri Dec 14 07:17:18 MET 2018]
Buscar en movistar.es…

Aspectos científicos y biomédicos

La telefonía móvil sustituye los cables por las ondas electromagnéticas, también llamadas ondas de radio, que son las que hacen posible establecer la comunicación. Estas ondas son muy comunes en nuestro ambiente y, por ejemplo, son del mismo tipo que las utilizadas por las emisoras de televisión o las de radio, por lo que forman parte de nuestra vida cotidiana y garantiza el cumplimiento de los límites de exposición.
  • Preguntas Frecuentes de Telefonía Móvil a fondo. Aspectos científicos y biomédicos

    • ¿Tienen las autoridades sanitarias pruebas sobre los riesgos para la salud asociados con vivir o trabajar cerca de antenas de estaciones base de telefonía móvil?
      No. Según la OMS y las autoridades sanitarias, de los diferentes estudios realizados no se puede concluir que las estaciones base produzca efectos adversos para la salud.

      Todos los comités científicos de referencia en esta materia están de acuerdo en excluir cualquier riesgo para la salud a tan baja potencia de emisión. En las áreas residenciales cercanas a estaciones base, los niveles de campo están muy por debajo de los valores límites establecidos en la legislación (más de 1.000 veces).

      De acuerdo con las investigaciones científicas actuales los límites establecidos garantizan la protección de las personas frente a campos electromagnéticos.
       
    • ¿Qué son los efectos térmicos?
      Los campos electromagnéticos generados por estaciones base y teléfonos móviles causan una transferencia de energía que, cuando entra en contacto con el cuerpo, se disipa en forma de calor en los tejidos biológicos. Ante una fuente de calor de cualquier naturaleza (natural o artificial) el cuerpo reacciona eliminando el calor pasivamente por la sangre y activamente con la transpiración. A estos efectos se les denomina térmicos.
       
    • ¿Qué son los efectos no térmicos?
      Los científicos distinguen entre efectos térmicos (aumento de la temperatura) y efectos no térmicos, es decir, efectos no relacionados con el calor. Las críticas hacia los teléfonos móviles se dirigen hacia la posibilidad de que causen efectos no térmicos como desorden del sueño, modificaciones sensoriales, etc. Los exhaustivos programas de investigación realizados no han podido probar ninguno de estos efectos.
       
    • Si no hay ningún problema de salud relacionado con las emisones de las antenas, ¿cómo se explica la alarma social creada y la constitución de Comités de Afectados?
      No debe confundirse alarma social con alarma médica. En este caso, al no existir alarma sanitaria los expertos hablan de percepción distorsionada del riesgo, es decir, creer que hay un peligro real cuando objetivamente no es así. Sin duda, la difusión de información fidedigna hará disminuir esta situación.
       
    • ¿Necesitan los niños más protección frente a las emisiones electromagnéticas?
      Los límites de exposición a radiofrecuencias establecidos en la normativa española, RD 1066/2001, asume los criterios de protección sanitaria frente a los campos electromagnéticos establecidos en la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea, de 12 de julio de 1999. Estos límites son los establecidos por la Comisión Internacional de Protección frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP). Dichos valores establecen suficiente margen de seguridad al público en general incluido los niños.

      La opinión de la Comisión Internacional de Protección frente a Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP) es que "...no hay ninguna necesidad ni justificación para realizar una propuesta específica para la protección de los niños u otros grupos especiales de la población en general...".

      Esta Comisión cuenta con los más distinguidos expertos en la materia a nivel internacional. Junto con la Organización Mundial de la Salud velan por la seguridad del público en general.
       
    • ¿Qué es la hipersensibilidad?
      La OMS en su nota nº 206 sobre la sensibilidad a los campos electromagnéticos publicada en diciembre de 2005 dice:

      Los mismos estudios científicos que avalan la existencia de Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética (EHS de sus siglas en inglés) afirman que los síntomas:

      NO tienen correlación con la exposición a campos electromagnéticos

      SÍ pueden estar causados por factores ambientales

      "El Síndrome de Hipersensibilidad Electromagnética se caracteriza por una diversidad de síntomas no específicos, los cuales las personas afligidas los atribuyen a la exposición a los Campos Electromagnéticos (CEM). Los síntomas experimentados más comunes incluyen síntomas dermatológicos (enrojecimiento, hormigueo, y sensaciones de quemadura) además de síntomas neurasténicos y vegetativos (fatiga, cansancio, dificultades de concentración, vértigo, nauseas, palpitación del corazón, y trastornos digestivos). El conjunto de síntomas no es parte de ningún síndrome reconocido."

      Existen también algunas indicaciones de que estos síntomas podrían ser debidos a condiciones psiquiátricas preexistentes así como a reacciones de estrés como resultado de la preocupación acerca de los efectos en la salud de los Campos Electromagnéticos más que la exposición a los Campos Electromagnéticos en sí misma.
       
    • ¿Existen pruebas de algún efecto a largo plazo causado por los campos electromagnéticos?
      No. Las numerosas investigaciones realizadas no han encontrado ninguna evidencia de que la exposición a campos electromagnéticos a largo plazo se traduzca en detrimento de la salud.
       
    • ¿Hay pruebas de que los Campos Electromagnéticos produzcan cáncer?
      No. Los campos electromagnéticos generados por las estaciones base y los teléfonos móviles no causan cáncer. Los científicos están de acuerdo en afirmar que las ondas de radio no poseen suficiente energía para producir cáncer. Esa es la opinión de la OMS o de la Asociación española Contra el Cáncer.
       
    • ¿Finalmente qué concluyó la comisión de expertos del "caso de Valladolid"?
      La Comisión creada para el caso "Colegio García Quintana de Valladolid" (abierto en el 2002) ha puesto fin a los estudios realizados y ha concluido que no existe relación alguna entre los casos de cáncer infantil y las antenas de telefonía móvil, que por cierto no había ninguna de estas características cerca de dicho Colegio.

      En concreto, las principales conclusiones de este estudio epidemiológico son:
      No se ha detectado mayor incidencia de tumores hematológicos en la proximidad de los puntos en los que hay instaladas antenas de telefonía en la ciudad de Valladolid.

      No se ha detectado mayor incidencia de tumores hematológicos y mortalidad en Valladolid (provincia y capital) que en el resto de poblaciones de España.

      No se han detectado relaciones geográficas significativas en la distribución de los casos de tumores hematológicos en la ciudad de Valladolid, ni en niños ni en adultos.
       
    • ¿Existen expertos en radiofrecuencias preocupados por posibles riesgos para la salud derivados de antenas de estaciones base de telefonía móvil?
      La misión de un científico es plantearse y responder preguntas, por lo tanto hay interés en conocer más y mejor los efectos y aplicaciones de las radiofrecuencias y, por este motivo, se sigue investigando igual que se hace en el resto de los campos científicos.

      Para un análisis más detallado de los temas de salud relacionados con teléfonos móviles, se recomienda consultar la información exhaustiva disponible en la página web de la OMS sobre campos electromagnéticos.
       
    • ¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?
      "Teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidos hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de radiofrecuencia procedentes de las estaciones de base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud".
       
    • ¿Qué dicen los expertos en España?
      Diferentes organismos e instituciones llevan a cabo estudios e investigaciones sobre los efectos que produce en la salud la exposición a campos electromagnéticos. El Defensor del Pueblo, y la Asociación Española contra el Cáncer, por ejemplo, coinciden al destacar que, tras más de veinte años de investigación, no hay demostración científica de que la radiación emitida por las antenas de telefonía móvil resulte insalubre.

      El Comité de Expertos Independientes del Ministerio de Sanidad y Consumo con respecto al RD 1066 ha sido contundente, al asegurar, textualmente que "la exposición a campos electromagnéticos no ocasiona efectos adversos para la salud, dentro de los límites establecidos en la Recomendación del Consejo de Ministros de Sanidad de la Unión Europea (1999/519/CE), relativa a la exposición del público a campos electromagnéticos de 0 Hz a 300 GHz. Los niveles medidos en todo el territorio están muy por debajo de los límites considerados como seguros por los Comités y organizaciones Internacionales."

      El Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud en el seno de la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid, en su último informe, hecho público en enero de 2009, tras la revisión de los estudios e informes técnicos publicados hasta el momento confirman que no existen datos consistentes y convincentes de que existe una relación causal entre exposición a radiofrecuencias y efectos adversos para la salud.
       
    • ¿Qué dicen los expertos en Europa?
      En Europa, expertos independientes, gobiernos y autoridades científicas también afirman con contundencia que no se ha podido demostrar que la emisión de radiofrecuencias de los teléfonos móviles cause efectos nocivos para la salud, ya que los niveles de exposición de los usuarios se encuentran por debajo de los límites establecidos.