La historia de las telecomunicaciones: de analógicos a digitales

Más de cinco mil millones de personas en el mundo viven conectadas gracias a la red. En las dos últimas décadas, internet y los smartphones han transformado completamente nuestra vida en todos los ámbitos, desde la educación y el entretenimiento, a la economía y el empleo. La revolución digital que estamos viviendo comenzó a fraguarse hace casi 150 años con la invención de un dispositivo, el teléfono, y la expansión de una infraestructura, las redes de telecomunicaciones.

En 1876, Alexander Graham Bell patenta un aparato capaz de trasmitir sonidos a distancia por medio de señales eléctricas. Había nacido oficialmente el teléfono y la posibilidad de conectar a las personas llevando su voz a lugares lejanos. El asombro que produjo aquel ingenio fue instantáneo, pero su utilidad no se visibilizó plenamente hasta que empezó a construirse una infraestructura, una red de cables de cobre, centrales y equipos que en unas décadas permitió conectar millones de teléfonos repartidos por todo el mundo.

Fue un esfuerzo titánico con el que los continentes quedaron conectados a través de transmisores de radio, primero, y cables submarinos más tarde.

La gran revolución de Internet

A mediados del siglo XX aparecen las primeras computadoras electrónicas. Capaces de procesar y almacenar información, los ordenadores podían resolver cálculos complejos a gran velocidad y permitían ser programados para realizar infinidad de tareas. Su utilidad y eficiencia creció espectacularmente desde los años 70, cuando se empiezan a utilizar las redes telefónicas para conectar computadoras entre sí y trasmitir datos.

Siguiendo esta misma idea, en poco más de dos décadas nace internet, una red de alcance global donde compartir texto, fotos, música, vídeo y todo tipo de información aprovechando la infraestructura de telecomunicaciones.

En los años 90, coincidiendo con la popularización de la informática y la aparición de la Web, se desarrolla el teléfono móvil. En apenas diez años su uso se volverá imprescindible para millones de personas y su éxito propiciará la convergencia de móviles y computadoras. En 2007, aparece el smartphone, un teléfono inteligente con pantalla táctil y sin botones, un miniordenador que cabe en el bolsillo, que fomenta la digitalización en todas las áreas y cambia nuestras vidas para siempre.

Hoy la fibra óptica y el 5G están permitiendo la creación de una infraestructura de redes inteligentes, programables, más eficientes y dinámicas. Estamos viviendo un auténtico tsunami de tecnologías e innovación, donde la capacidad de procesamiento y la inteligencia artificial pueden ayudarnos a ampliar las oportunidades y el bienestar de todas las personas, y a conservar el planeta.

La conectividad será una vez más imprescindible para interconectar y hacer converger todas estas nuevas tecnologías.

La conectividad es ya la base del mundo digital, pero puede ser el pilar sobre el que construir un mundo nuevo, mejor y más justo.

El Espacio Fundación Telefónica de Madrid acaba de inaugurar Exponencial. De analógicos a digitales, una exposición permanente que resume esta historia apasionante a través de objetos, audiovisuales e interactivos. Un lugar donde conectar con nuestro pasado, entender mejor el presente e imaginar el futuro en el que queremos vivir.

RELACIONADOS

Consejos para un verano ciberseguro

Llega el verano y, con él, las escapadas, el descanso, la desconexión, el cambio de rutinas… pero lo cierto es que cualquier cambio de...

Pantallas en verano: ocio digital en familia

El uso de la tecnología como ocio es totalmente legítimo. Parece una obviedad decirlo porque los adultos estamos constantemente evadiéndonos de nuestros problemas y...